Unamuno en tierra de canes

Muchos no saben que este gran escritor y filosofo tiene una relacion con estas islas. Unamuno llego a Gran Canaria en el verano de 1910 para presidir un concurso de poesia. El escrito quedo envaucado de unas vistas que ahora llevan su nombre. El mirador de Unamuno se iergue en el pueblo de Artenara, uno de los municipios menos poblados de la isla, pero con una de las mejores vistas y paisajes. Sin duda un lugar especial donde disfrutar del aire puro y una naturelza exuverante. El perfecto lugar para captar la grandiosidad de los roques Bentayga y Nublo.

En este privilegiado balcón compartimos la experiencia con una estatua del mismo escritor y filosofo Unamuno. «Es un homenaje a la cumbre de Gran Canaria, una oda al paisaje y un reclamo a contemplarlo a través del personaje». Estas palabras son del mismo Manolo González. Artista creador de esta figura constante.

El mismo Unamuno dedico unas palabras a la preciosa isla de Gran Canaria. Palabras que incluso hoy día podrían considerarse como el eslogan turístico perfecto para describir este precioso lugar.

«los que al cruzar el Atlántico os detengáis un momento en este mesón puesto en una encrucijada de caminos de los pueblos, no dejéis de echar pie a tierra en el y si disponéis de tiempo internaos en la isla. No perderéis el tiempo. Os lo aseguro»

«Todas aquellas negras murallas de la gran caldera, con sus crestas que parecen almenadas, con sus roques enhiestos, ofrecen el aspecto de una visión dantesca. Es una tremenda tempestad petrificada, una tempestad de fuego, de lava, más que de agua»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.